Fulminante


 En la iconografía clásica del Delta del Paraná que recorre fotografías, dibujos, videoclips, pinturas, el agua habita en todo, elocuente, enalteciendo verdes, volviéndolos más brillantes. No por concurrido menos potente o bello, el marrón tierra que acá es río y el degradé de verdes siguen allí pero dan lugar a historias plagadas de detalles, carbones, blanco y negro, tiempo, fragilidad. El ícono como representación de la cosa y no la cosa en sí, con una estela de proyección de múltiples lados.
 Fulminante, la muestra de Max Gomez Canle en la Casa de las Culturas de Tigre, repasa esos y otros recovecos desde un hecho puntual: la explosión del Vapor Fulminante en la márgen izquierda del río Luján, frente a la desembocadura del Río Tigre, el 4 de octubre de 1877. El recorrido parte de una investigación que repasa el Delta de Prilidiano Pueyrredón, Carlos Barberis y Horacio Butler y revive aquel hecho, lo representa, da cuenta de la historia del territorio. ¿El resultado? Un delta fantasioso, entre mágico y oscuro, que sale a la luz buceando en los márgenes y en lo profundo.
canlelindercasacultoct17_3

A la historia del vapor Fulminante la envuelve un halo de misterio desde su llegada al país, coronado con la violenta explosión en las aguas del Delta. Investigaciones con final abierto, indicios sueltos sobre el origen del incendio, el motivo preciso no se pudo comprobar con certeza. Fondeado y varado en la margen izquierda del Río Luján, frente a la desembocadura del arroyo Fulminante y el Río Tigre. En los edificios del pueblo y hasta en algunas casas de San Fernando se rompieron los vidrios de las puertas y ventanas. Los trozos de hierro del casco volaron en todas las direcciones, yendo uno a caer a veinticinco cuadras, enterràndose un metro en el suelo. Luego se concluyó que la explosión del Fulminante no podía atribuirse a un hecho o persona particular. Lo cierto es que de aquella explosión murieron catorce personas y hubo varios heridos. En 1922 una draga extrajo del fondo del río algunas monedas y platino de la caja de caudales del vapor. 


Fulminante – Max Gomez Canle. 

Comentarios