Primavera


Uno mismo, ese es el gran asunto del viaje. Uno mismo y nada más. O poco más. Hay pretextos, ocasiones, cantidad de justificaciones, ciertamente, pero, de hecho, nos ponemos en marcha movidos solamente por el deseo de partir a nuestro propio encuentro con la intención, muy hipotética, de volver a encontrarnos, cuando no de encontrarnos.  ¿Cuántos rodeos y por qué lugares, antes de saberse en presencia de aquello que alza un poco el velo del ser? 

Michel Onfray - Teoría del viaje


Comentarios