La Trochita / Esquel


    Si visitan el noroeste de Chubut no deben perderse este paseo. Se trata de uno de los trenes a vapor en funcionamiento más australes del mundo -junto al de Río Turbio y al Tren del fin del Mundo en Ushuaia-  La Trochita o "Viejo Expreso Patagónico" hace un tramo del viejo recorrido desde la localidad de Esquel hasta la población mapuche Nahuel Pan.

    Vamos a nuestro vagón, todo tan pequeño y frágil que parece fuera a romperse con sólo recorrer el coche. Aunque es una impresión, ya que sus locomotoras Baldwin -estadounidenses- y Henschel -alemanas- se mantienen funcionando como salieron de fábrica, allá por 1922. Si existe la posibilidad conviene elegir el coche N º 1125,  el único por completo original y desde donde, dicen, hay una vista inmejorable de toda la formación en las curvas del trayecto. 

     Arrancamos. Conviene llegar temprano para ver el acoplamiento de la máquina con los vagones aunque eso volverá a repetirse en el final del recorrido, para la vuelta. Dejamos Esquel lentamente, las casas, los autos, la gente queda atrás. Los vecinos levantan  sus brazos, sonríen. Algún caminante detiene su andar y nos saluda. Los autos frenan y tocan bocina saludando nuestro paso. 

     
    Subimos, la máquina hace fuerza y cruje. Al fin, el valle se abre a nuestra vista y la vegetación nos hace pensar en la transición: del bosque valdiviano a la estepa o desierto patagónico. Cada quien elegirá la estación del año, aunque cuentan que en invierno es otra cosa: dicen que un blanco nieve lo impregna todo en su esplendor y, casi como ahora, una película corre afuera de los vagones mientras la calefacción a leña y el chocolote caliente del interior permite ensoñaciones de época. 

    Un viaje en el tiempo, dicen las crónicas. Pero nosotras elegimos el verano y aquí estamos, encandiladas por tanto verde, ocres, amarillos...en 18 kilómetros y una hora de recorrido hasta Nahuel Pan.    

   "La trocha es la distancia que hay entre riel y riel, y en este caso es de solo 75 centímetros. Por eso es tan pequeña", dice la guía. 

   Algo de viaje en el tiempo hay: el primer periplo se hizo el 25 de mayo de 1945 cuando la Trochita llega por primera vez a Esquel como tren de carga y años más tarde, para pasajeros. El recorrido completo se extiende desde la localidad de Ingeniero Jacobacci -en Río Negro- hasta Esquel, con 402 kilómetros de rieles que atraviesan la estepa patagónica, con 640 curvas, varios puentes, un tunel y 17 estaciones. 

   
¿El combustible? Primero a carbón y hoy por un derivado del petróleo que es el fuel oil. La caldera produce el vapor "que consumen 100 litros de agua por cada kilómetro que recorren", nos cuenta la guía.  

     En los setentas fue la novela "El viejo Expreso Patagónico" de Paul Theroux quien la evoca y colabora en esto de hacer mundialmente conocido el tren a vapor de trocha angosta de nuestra Patagonia. 

   Una vez arriba, antes de arrancar o durante el trayecto se puede visitar la cafetería y dejarse tentar por alguna torta casera. En Nahuel Pan bajaremos y habrá tiempo para comer un sandwich de vacío o un choripán y recorrer la Feria de Artesanías de la comunidad mapuche. 


    Para el que no pudo apreciarlo en la partida, se realizan las maniobras de desenganche y enganche de la locomotora para ubicarse al frente del convoy y emprender el regreso a la ciudad de Esquel. 



    


Precio, horarios y frecuencias
Conviene sacar los boletos con tres o cuatro días de antelación, porque se agotan. Allí mismo o en alguna de las agencias de turismo del centro. 

Para residentes argentinos: $ 240 , extranjeros $ 400, jubilados y universitarios $ 150, niños de 6 a 12 años $ 100, menores de 5 años sin cargo.

Lunes a sábado, a las 10 y a las 14 hs.

Durante marzo, los martes y sábados a las 10 y a las 14 hs.

Comentarios