El chivito uruguayo


Como todas las cosas que pasan a convertirse en imperdibles, el chivito uruguayo tuvo y tiene muchos postulantes de creación. Todos y cada uno de ellos hablan de turistas en busca de chivito argentino ¿Aquí, en nuestro país? Y de los reflejos de nuestros queridos compatriotas uruguayos ofreciendo algo que, está bien, no será chivito sino carne vacuna pero “¡lo llamamos igual!”. La versión más aceptada es que el creador del chivito, que nunca registró su invento, fue Antonio Carbonaro, quien entre 1940 y 1960 administró en Punta del Este el restaurant “El Mejillón” y llegó a vender ¡mil chivitos por día!

Los primeros chivitos, y acá todos coinciden, eran sándwich de lomo vacuno salteado en una plancha de chapa. Con el tiempo fueron apareciendo variantes de pollo y surgiendo ingredientes y guarniciones.

Carne vacuna, jamón cocido, panceta, queso, lechuga, tomate, morrón y huevo frito, en un sándwich o al plato. Nuestro lomito completo se le parece mucho aunque en Argentina, hasta donde yo sé, nada iguala la guarnición de papas fritas y ensalada rusa combinadas en el mismo plato.



Piriápolis 
Uruguay

Comentarios