Salí a buscar el mediodía / Parque Chas


-Mirá nena, te dejo acá -dice el taxista mirándome fijo  por el espejo retrovisor.
-¿Alguna cábala? 
-El gremio no entra al barrio. Dicen que no salimos. 



No podía ser de otra manera. Una primer referencia a Parque Chas y el laberinto, la literatura, Borges. ¿Podré escribir algo que no sea el laberinto? ¿Cómo era eso del eterno retorno y salir a buscar el mediodía? Algo como siempre volver al mismo lugar sin encontrar la puerta de salida o, si se quiere, atravesando el umbral. Nuestro mediodía.

Son las 12 y estoy aquí ¿qué hago aquí?  Recuerdo laberintos de plantas en Córdoba y mi padre indicando la salida. La cuestión en Parque Chas, no es una, sino varias: un triángulo de las Bermudas donde los taxis se pierden y se encuentran en el mismo punto del recorrido y los colectivos viajan al infierno. Y como si todo esto fuera poco, un monstruo escondido en las cloacas, una línea de subterráneos secreta construida por Perón y un plan secreto de comunistas y anarquistas para tener un refugio en tiempos difíciles. ¿No me creen?

Lo cierto es que Parque Chas fue barrio, después dejo de serlo para pertenecer a su vecino Agronomía y desde el 2005 vuelve a su autonomía.

"Existe en el barrio de Parque Chas una manzana acotada por las calles Berna, Marsella, La Haya y Ginebra. No es posible dar la vuelta a esa manzana. Si alguien lo intenta, aparece en cualquier otro lugar del barrio, por más que haya observado el método riguroso de girar siempre a la izquierda o siempre a la derecha".

¿Es una pesadilla, una calle sin ninguna salida?

"A ver...¿Cuál es tu meta? ¿Tu fin? ¿Meta?, ¿Fin?... No llegaré nunca al fin. No existe final. ¿Has escuchado hablar del Eterno Retorno? Es algo que me intriga.. si realmente volvemos a vivir lo ya vivido"...


     En Parque Chas podemos ver, si de metas hablamos,  aquella de la perfección urbana, propuesta radiocéntrica y amanzanamiento ortogonal. Urbanismo inglés en todo su esplendor, diseñada por los ingenieros Frehener y Guerrico como una "ciudad jardín", para una vida saludable, con un tamaño que posibilite una vida social "en plenitud", de crecimiento controlado.

"Hagamos todo de manera tal que nos acerquemos los más posible a la perfección, tal vez así, tallando precisamente con el cincel de la persistencia reproduzcamos la puerta de salida, atravesemos el umbral, en aquel punto exacto donde se halla la salida del círculo: el mediodía".


Salir a buscar el mediodía -un mediodía en Parque Chas- sin mapa ni brújula, con el sol como faro. Un eterno retorno donde el mundo -lo conocido y remanido de cada uno- se extingue. Y en ese momento,  vuelve a crearse.



Parque Chas - Buenos Aires- Argentina

Comentarios

  1. Después de años de patearlo al PCH, te das cuenta que no hay que alejarse Gándara o Avalos para poder salir sin mareos y a tiempo.
    Y las placitas sobre Berlín y Dublín, son trampas matabrújulas!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario