Alfajores santafecinos


   Industrial o artesanal, el alfajor argentino viene elaborándose hace más de 130 años. Es en la costa atlántica y en la década del 50 que marcas como Havanna y Balcarce lo convierten en una golosina de producción masiva, mientras las provincias fabrican sus alfajores con productos típicos y toques distintivos y la galleta muy fina, casi crocante, que se deshace al morderla. Dobles o triples y según la zona, rellenos de dulces de frutas o de leche. 



   

Crujiente y quebradizo, el santafecino nos ofrece tres tapas hojaldradas pegadas entre sí con mucho dulce de leche y el conjunto glaseado. "Las dos Rosas" es inigualable, aunque varias marcas se disputan el trono en una provincia que tiene, como debe ser, su fiesta Nacional del Alfajor.  También está el Rogel, de iguales características pero del tamaño de una torta pequeña. 
Yéndonos de Santa Fe tenemos al cordobés, que abunda en dulce de frutas y la clarita Tucumana, rellena de un dulce hecho con miel de caña. Y a no olvidar los alfajores de maicena con sus tapas hechas a base de almidón de maíz, relleno de dulce de leche y coco rallado.

    En la era del alfajor industrial, con 6 millones de alfajores que se consumen a diario y un mercado que mueve 7 mil millones de pesos anuales, saborear un alfajor santafecino puede ser toda una osadía. 




TORTA ARGENTINA
Petrona Arias de White

Comentarios

  1. donde los consigo en sta.fe, cptal??? los alf. LAS DOS ROSAS!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario