Diarios de bicicleta

Promotor del ciclismo urbano, el músico David Byrne recopiló una serie de crónicas, notas sueltas y comentarios sobre lugares que conoció y recorrió en dos ruedas. La idea fue de su representante quien vio en sus andanzas en bicicleta por el mundo algo de hilo conductor para un libro.
El escritor nos cuenta en sus agradecimientos confesionales que lleva décadas tomando notas de giras y viajes y que sigue buscando un lugar en la blogósfera -como tantos- pero que "no queria limitarme a una colección de enlaces a sitios interesantes que uno ha visto o leído en la red" y tampoco a un diario personal porque sabe y asegura con acento creíble que no cree que su vida sea tan interesante o especial. Sin embargo, dice que el blog es excelente para pensar y articular reflexiones. Como sea, este libro nos pasea su mirada urbana por Sidney, Manila, Estambul, Berlin y Buenos Aires, que recorre con asombro al reparar que la bicicleta no es el medio favorito de los porteños para trasladarse.
"La ciudad, situada en el terrreno aluvial del río de la Plata, es bastante llana, lo cual, sumando a su clima templado y sus calles más o menos ordenadas en cuadrícula, la hacen perfecta para moverse en bicicleta. Aún así, podría contar con los dedos de una mano el número de gente del lugar que vi circulando en bicicleta. ¿Porqué? ¿Llegaré a descubrir porqué nadie se mueve en bici por esta ciudad? ¿Hay alguna explicación oculta y secreta a punto de revelarse ante mí? ¿O soy un estúpido ingenuo? ¿Es por lo temerario del tráfico, por el elevado número de robos, por lo barato de la gasolina y porque el coche es un símbolo imprescindible de estatus? ¿Tan menospreciada está la bicicleta que incluso los mensajeros usan otros medios para desplazarse?
Postales cargadas de tonos y meditaciones en movimiento que el visitante comparte en estos diarios. Vale la pena el paseo.

Comentarios